febrero 21, 2020

Ser felices se consigue viajando, no comprando

Ser felices se consigue viajando, no adquiriendo bienes materiales

Todas las personas del planeta están en plena busqueda que les revele el secreto para ser mucho mas felices.

El problema radica en el método utilizado para conseguir tal fin.

Ser feliz no se basa solamente en acumular bienes materiales como nos cuenta Genial.guru.

El proceso es bastante simple.

Vivimos en una época donde relativamente tenemos dinero suficiente para comprar lo que nos apetezca, tardemos mas o menos.

Ahora bien, cuando te acercas a esa tienda a comprar aquel producto que tanto deseas desde hace meses, te provoca una euforia difícil de evitar.

Te voy a poner un ejemplo;

Hace unos meses salio al mercado el último modelo de Iphone.

Su precio actualmente ronda los 900 €.

Es muy típico que algunas personas esperen dìas delante de los centros de venta para ser los primeros en comprar uno.

De esta manera consiguen ser felices, el problema es que esa felicidad es efímera.

Cuando tienes un objeto nuevo en casa, te pasas horas y horas utilizandolo, no obstante cada vez pasas menos tiempo con el.

Llega un momento que esa felicidad desaparece por que el objeto se transforma en algo cotidiano.

Automáticamente nuestra mente y la necesidad de satisfacción instantánea pasa a desear otro obejeto nuevo.

Cual es la clave para ser mas felices?

Bien, en vez de comprar ese Iphone, por el mismoprecio puedes pasar una semana en el Caribe con todo incluido.

Las nuevas experiencias vividas estimulan la hormona de la felicidad durante mucho mas tiempo, incluso cuando el viaje ya ha acabado.

Este dato nos llega por una investigación realizada en la universidad de Cornell por el profesor y psicólogo Thomas Gilovich.

En definitiva, cualquier objeto que podamos comprar, a la larga se transforma en una costumbre, por lo tanto ese efecto placebo de la felicidad, muere con el mismo.

Pawel Jerzy Drozd

Emprendedor, curioso, amante del mundo y dispuesto a recorrerlo de punta a punta.

Ver todas las entradas de Pawel Jerzy Drozd →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *