Hidroavión estrellado de Requesens

Pernocta en embalse de Darnius, Boadella
junio 11, 2019
Montanejos y su río de aguas termales
julio 1, 2019
Show all

Hidroavión estrellado de Requesens

Entre los bosques de un castillo se encuentra el hidroavion estrellado de requesens

Bienvenido viajero/a, como exploradores del mundo que somos siempre buscamos nuevas cosas por ver mientras disfrutamos de la libertad de movernos por el planeta.

En este caso, la magia de encontrar un avión estrellado en medio de un bosque llama a la puerta de la curiosidad y te arranca de los brazos de la comodidad del sofá para salir en busca del tesoro.

A pesar de que en su momento fuera una tragedia, se ha convertido en un lugar de visita por cientos de personas cada año.

Senderistas, ciclistas de montaña o curiosos han pasado por aquí para hacerse una de las mejores fotos que se puede sacar del fallo humano y la belleza de la madre naturaleza.

Historia del hidroavión de Requesens

Todo comenzó un 19 de Julio de 1986, un vehículo comenzó a arder y a incendiar todo lo que tenia a su alrededor.

Este fuego provoco un desastre en el Emporda de una magnitud que al final acabo con unas 16000 hectáreas.

Se movilizaron todos los cuerpos de seguridad y civiles para trabajar en la extinción del mismo.

El fuego se lo puso difícil ya que se junto a el, uno de los vientos mas fuertes de esa zona.

La tramontana soplando a unos 120Km/h, expandió el incendio sin ningún miramiento.

El culmen de la jornada de la extinción del fuego fue precisamente el hidroavión.

Proveniente de Marsella, inició su vuelo para ayudar con sus bodegas a apagar aquel desastre.

Se dice que debido al humo, el piloto no vio la montaña en la cual sus vidas acabaron.

Al estrellarse contra la montaña, los cuatro tripulantes perdieron su vida, como héroes tratando de salvar lo mas bello que tenemos, aun a sabiendas que su vida corria riesgo.

Como llegar al hidroavión

En primer lugar debo aconsejar dos cosas, zapatos cómodos y agua.

Una vez llegado a un punto hay que caminar cerca de una hora para subir y otra para bajar.

Por la montaña, eso conlleva a subir cuestas, no son muy bestias pero allí están.

Para hacer el camino mas fácil hay que fijarse como destino el castillo de Requesens.

Ya que el mismo camino nos lleva al avión.

Se trata de un camino de cabras, pero no te preocupes, no hay ningún problema para subir cómodamente con tu flamante campervan.

suben incluso auto-caravanas que son algo mas grandes.

Recorriendo el camino hacia la montaña nos encontraremos la primera prueba mental.

Una valla, con la cual te quedas pensando podre pasar o no?.

La respuesta es sencilla, vuelve a cerrarla una vez cruces.

Seguimos el camino hasta encontrar un puente y la señal que dirige hacia el castillo de requesens, aquí es donde cambiamos nuestro rumbo.

Si quieres ampliar datos sobre el avión estrellado de requesens en el Empordà y algunos datos del castillo.

Puedes visitar el mismo articulo de unos compañeros trotamundos en su blog llamado:

Mochila en la espalda

En vez de girar, seguimos recto.

Aquí el terreno sigue siendo el mismo pero aparecen curvas un tanto mas cerradas y pronunciadas.

Seguimos el camino un rato mas hasta llegar a otra valla.

Esta parece entrar directamente en una finca privada, ya que está todo rodeado de vacas, un cobertizo con maquinaria y una casa.

Abrimos la puerta y entramos, seguramente veas mas furgos dentro.

Este es el punto en el que debemos aparcar a no ser que conduzcas un 4×4.

Si te fijas, justo entrando por esta puerta a mano derecha hay un camino, este es el que debes seguir para llegar al hidroavión estrellado de Requesens.

Siempre puedes preguntar en la casa, pero la pobre gente que vive allí debe de estar harta de los curiosos que vamos al lugar.

Aun así fue la dueña quien me enseño el camino.

Vale, una vez el coche aparcado, puesto el calzado, con el agua en la mochila, y los niños en porta-bebes si es posible 😀 , lección que hemos aprendido a base de estrés.

Nos disponemos a buscar la placa conmemorativa.

Una vez la encuentras, allí arriba, en la ultima pendiente por subir antes de encontrar el avión.

Sabes que has llegado al lugar.

La misma no se aprecia bien, si te gusta la criptografia aquí te dejo la foto.

El avión estrellado

De golpe aparece, entre los arboles, sujetado por la incondicional fuerza de la naturaleza.

Allí anclado, con el aire meciendo el alerón de su cola, se encuentra el hidroavión estrellado de requesens, Douglas DC6.

A pesar del chirriar del hierro, escuchando ese sonido fantasmagórico, recordando ecos del pasado, de una tragedia que dejo destrozada a varias familias.

Subimos los cuatro a verlo de cerca, con el cansancio de llegar hasta allí con el peludo y la niña, nos quedamos con la boca abierta.

Disfrutando de esa vista de la que muchos desconocen su existencia.

Subiendo a su cola para inmortalizar esa visita, comer entre los restos, y con todo el respeto del mundo, agradecidos por el valor de esos cuatro tripulantes.

Dejamos el lugar tal y como lo encontramos.

Conclusiones

Esta visita a pesar de hacerla cargando con la niña y tirando del perro al que no le gusta pasear.

Ha sido una experiencia enriquecedora.

No por el morbo de lo sucedido en el sitio.

Mas bien por lo diferente que ha sido.

No encontramos un paraje así a diario, unos restos sean los que sean son encantadores.

La experiencia puede asemejarse a un día bajo el agua visitando un barco hundido.

O a la exploración urbana de edificios abandonados.

Ademas, estas en plena naturaleza, sin ruidos de la ciudad ni la loca vida que llevamos.

No se si volveremos, quizá cuando la niña sea mas grande y nos pregunte.

Mama, Papa, y a ese avión que le paso?.

Sera el momento de ir al lugar y concienciar sobre los peligros de los incendios y el precio que se paga en ocasiones.

Pawel Jerzy Drozd
Pawel Jerzy Drozd
Emprendedor, curioso, amante del mundo y dispuesto a recorrerlo de punta a punta.

1 Comment

  1. […] Allí nos encontramos con una bonita família viajera que también ha hecho un post en su blog, Orbita Viajera sobre este […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *